domingo, 26 de julio de 2015

27 y se acabó

Hay muchos modos de irse de vacaciones.

Uno puede iniciar ese período pensando ya en la vuelta, ya sea para amargarse o porque es un auténtico agonías del trabajo. Puede irse pensando solamente en lo mucho o poco que ha ahorrado este año y haciendo cuenta de las ganancias.

Las vacaciones pueden también servir para desconectar del trabajo y de sus problemas, compañeros y jefes que de él pueden derivar. O pueden ser un tiempo para pensar en las cosas que se han hecho mal y buscar soluciones para mejorar después del parón.

Yo prefiero poner el final a este año pensando que las vacaciones que me tomo son más que merecidas, que he dado todo para aportar lo que he podido y que todo reconocimiento recibido me lo he ganado. Eso sí, sabiendo también que todo eso no podría ser así sin la ayuda y el esfuerzo de la mejor compañera que se puede tener.

Sea como fuere... ¡¡¡Hasta septiembre, Frago!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario