martes, 30 de agosto de 2011

Comienzaaaaaaaaaaaa......



Ha empezado movida la temprada futbolística este año. Primero que si la huelga, y ahora dos frentes abiertos: la disputa LFP-Radios y el debato sobre el bipartidismo.

Hace ya unos días que quería escribir unas palabras sobre la relación entre el fútbol y la radio. Mi opinión sobre quien tiene más razón y quien menos, si es justo lo que piden unos u otros me lo guardo para mí. Ahora se trata de la radio, en mayúsculas: LA RADIO.

Uno es un gran apasionado de la radio, y también del fútbol, pero sobre todo de la unión de factores.

Un domingo por la tarde es fútbol y es radio, es fútbol en la radio, es radio de fútbol. Es ese pitido que te llena de nerviosismo hasta que el locutor de turno te dice en que campo ha sido el gol y, si es el campo en el que juega tu equipo, esos segundos de angustia antes de saber si sonreir y llorar.
Un domingo por la tarde es de "HOLA HOLAAAAAAAAAAAAAA", de partido de la jornada, de anuncios, de coñas absurdas cuando el partido de turno no da para más.
Un domingo por la tarde es tiempo de ronda, es tiempo de entrada y temperatura en cada campo, es tiempo de quién merece el gol, tiempo de cuánto queda.

Ahora tengo la suerte de haber sido abonado de mi equipo tres años y, cuando no, poder ir al estadio con cierta frecuencia, pero mis recuerdos de pequeño están ligados a la radio, a las tardes de domingo esperando escuchar eso de "hay goooooooooooooooool en Salamanca, Eduardo".

A la Unión de primera yo la recuerdo no por las imágenes, sino por los sonidos. Recuerdo aquel momento en el que Ziganda nos marcó, no se ni cuando fue, ni como, ni que temporada o jornada, ni como quedó el partido, pero recuerdo el momento en el que lo escuché por la radio.

No puedo, ni quiero olvidar, a ese Pepe Domingo diciéndonos que "marcó MAKUKULAAAA". Recuerdos mis "comienzos cadistas" esperando que dieran la segunda b porque no tenía otra manera de enterarme del resultado del Cádiz.

Recuerdo, a veces con mucho dolor viendo lo que ha venido después, aquella última jornada de la famosa y fatídica temporada de García Remón en la que, por unos minutos, la radio me contaba que Osasuna y Villarreal no podían con sus rivales y la Unión tenía la primera a un paso. Paso que no llegó finalmente. Pero fue la radio la que me lo contó, la que me narraba laa remontada del Osasuna ante el Recre y la victoria del Logroñes ante el Villarreal.

Sea como fuere, es la radio la que siempre estuvo conmigo en los ascensos, y también en los descensos, en las victorias y en las derrotas, en las eurocopas y los mundiales, en las champions, las eufas y las copas. En MIlán, Roma, Salamanca, Córdoba, Sevilla, Girona, Cartagena, Santa Coloma, Palencia, Lemona o el más reciente Amorebieta. Y mañana volvera a estar en Nájera.


A los señores que manejan esto (a su modo y capricho): hagan lo que quieran, pero NO NOS JODAN.

No al fútbol sin radio, no a la radio sin fútbol.

1 comentario: