jueves, 21 de octubre de 2010

Historia de un beso (o de 18 besos)

18 años atrás ya se había repetido la misma situación, y 17 años atrás, y hace 16, y 15, y así sucesivamente año tras año durante los últimos 18. Cada año, cada 17 de octubre, se dedica a primera ora de la mañana a preparar un rico y detallado desayuno que sirve de preámbulo para lo que ocurrirá a eso de las 6 de la tarde. Todos los años este día hacen una visita al parque dónde bastante tiempo atrás una tarde de octubre disfrutaron de su primera cita; una cita consistente en un breve paseo entre árboles y flores, una interesante charla sobre miles de cosas y la toma de un refresco para ahogar el inexplicable calor de aquella tarde. Y poco más... pero algo más. Aquel fue el momento en el que por primera vez sus labios se unieron de una manera tímida, pero tierna. Un primer beso que ambos siguen confesando ha sido el mejor de todos los que han dado a lo largo de su vida.

Desde entonces, cada 17 de octubre el mismo banco del mismo parque sigue viendo como sus labios se vuelven a unir rememorando aquel preciado momento. Han sido 18 besos increibles, pero que no llegan al nivel del primero, pero eso si, cada uno ha sido especial, más que nada porque hasta en el más mínimo detalle se sigue viendo el amor que hay entre ellos, quizás lo único que ha mejorado en estos 18 años, a cada momento se quieren muchisimo más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario