lunes, 17 de mayo de 2010

Ovación a la persistencia


Gorka Azkorra llegaba a la disciplina de la Unión Deportiva Salamanca el verano de 2008 procedente del Albacete. Está terminando, por tanto, su segunda campaña con la camiseta blanquinegra. Dos años en los que Gorka ha recibido más críticas que otra cosa.

Comenzó su etapa unionisto participando del equipo, un equipo además que obtenía resultados y se colocaba en los primeros lugares de la tabla. Azkorra contribuía con un buen juego, no tanto con goles, pero su actuaciones no fueron malas. Poco a poco su nivel fue decreciendo y eso, unido a la puesta a punto de un futbolista tan determinante como Miku, hicieron que el vasco cayera poco menos que en el olvido. Los minutos que tenía ya no los aprovechaba de la misma manera y, de cara a portería, seguía sin encontrar la racha, algo fatal para un atacante. Llegó los últimos partidos Akinsola con su desparpajo y su "fanfarronería" y Azkorra se vio directamente en la grada.

Con la llegada del verano, el nombre del vasco estaba en todas las quinielas para abandonar la Unión, pero finalmente, por unas razones o por otras, se quedó en la disciplina de, por aquel entonces, Juan Carlos Oliva. Una buena pretemporada, pero a la hora de la verdad no contó mucho para el técnico, solo unos pocos minutos en los que el delantero no desentonó, pero tampoco mostró todo lo que puede dar. Con la llegada de Sito al banquillo del Helmántico, lejos de mejorar, empeoró la situación de Gorka. A las órdenes del salmantino Azkorra estuvo totalmente olvidado.

Ahora es D'Alessandro quién está al mando del equipo, y con él Gorka vuelve a sentirse uno más participando en los partidos cuando el mister así lo considera, y estando en el once titular el último partido ante el Cartagena.

Precisamente en este partido ante los murcianos, se vio lo que puede ofrecer un jugador como Azkorra. La verdad es que, no nos vamos a engañar, para ser delantero no tiene mucho gol, pero aporta otras cosas al equipo que son muy importantes. Una gran cantidad de recursos para bajar el balón, una técnica aceptable, juega con los compañeros con criterio, cae a banda,... muchas cosas que en la mayoría de ocasiones no todos ven. Y lo que también es importante, se ofrece no es esconde; un jugador que ha sido muy criticado por la grada, pero que conoce sus cualidades y no se deja influir por el run run, él hace su trabajo.

El sabado al ser sustituído, el run run se convirtió en una gran ovación; aplausos, gente de pie y gritos de "Gorka, Gorka" salían de las gradas del Helmántico.

En declaraciones posteriores, el delantero reconocía que le había sorprendido la reacción del público. He de decir que a mi también, pero además de sorprenderme me alegró muchísimo. Gorka lo merecía, merecía una tarde así, una ovación a su entrega y a sus buenas cualidades.

Lo malo es que el próximo día, en cuanto pierda un balón o de un mal pase, me temo que vovlera a sufrir el juicio de la grada. Espero que no se sea tan cruel con él. No lo merece.



Foto: salamanca24horas.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario