sábado, 22 de mayo de 2010

La final soñada.... en una mala noche

Seguro que no se imaginaba el señor Florentino Pérez esta final de Champions de hoy en el Bernabeu. Digo, más que nada, porque como presidente de uno de los clubes con el objetivo de campeonar (aunque sus últimas actuaciones europeas no lo dejen demasado claro) se imaginaría una final de su equipo ante cualquier otro.

Visto como se ha desarrollado la competición, es un alivio para el madridismo no tener que soportar todo su estadio lleno de culés esperando revalidar el título de mejor equipo de Europa. Estarán todos muy contentos viendo como el anticulé y nuevo salvador blanco, José Mourinho, ocupa el banquillo del coliseo madridista y, ¿quién sabe? se proclama campeón del viejo continente por segunda vez en su carrera.

Sin embargo, algo me dice que Florentino estaría hoy más tranquilo sentado en el palco al lado de Joan Laporta que viendo en el campo a Inter y Bayern. Por un lado una squadra italiana entrenada por el objeto del deseo (o algo más) del madridismo, pero capitaneada por un gran Sneijder, que todos sabemos como salió del conjunto blanco, y un Eto'o más que conocido para todos, incluído Florentino. Por otro lado, un Bayern liderado desde el banco por la libreta de Van Gaal, personaje curioso y muy conocdo por Can Barça, pero que no inquieta lo más mínimo por Concha Espina, sin embargo, en lo deportivo los alemanes también llegan liderados por otro ex blanco que el verano pasado no salió demasiado bien de allí y que está demostrando tener nivel más que suficiente, Robben.

Gane quien gane un puñal se clavará en Florentino.

Por cierto, minuto 10, 0-0

No hay comentarios:

Publicar un comentario